Cine_Cam

Nacimiento del lenguaje cinematográfico_Griffith

 

 

Hablar del lenguaje cinematográfico o de la historia del cine, supone hacer referencia en innumerables ocasiones a la figura de DAVID WARK GRIFFITH -1874/1948-.

Su nombre no es de sobra conocido porque en innumerables ocasiones -montaje, sin ir más lejos-, hemos tenido que citarlo inevitablemente al repasar el lenguaje cinematográfico.

Se le considera, por derecho propio, el padre del cine moderno, si bien sabemos que en muchas ocasiones, lo que hace Griffith es consolidar logros anteriores: el primer plano o el plano detalle, para dar mayor énfasis y dramatismo, el encadenado, el flashback, los montajes -alternante, paralelo, invertido-, la iluminación, los movimientos de masas..

 

Procedía de una familia sureña en la que el padre había sido coronel del ejército confederado -lo que le habría de influir ideológicamente en algunos planteamientos, “El nacimiento de una nación”, por ejemplo-. Tras unos inicios como actor, comenzó a dirigir para la Biograph en 1908 con la que trabajó hasta 1913, en lo que puede considerarse su periodo de aprendizaje. Du­rante este periodo estudia y analiza las aportaciones del cine europeo y del director americano Porter. De esta época, Griffith se atribuye el empleo por pri­mera vez de recursos narrativos como el primer plano, el flashback, el fun­dido en negro, el uso de rótulos, etc

Cuando se marcha de la Biograph, Griffith lleva a cabo una serie de proyectos que le permitieron tener un alto grado de control personal sobre su realización: fue el primero de los productores que llamaríamos independientes, dando lugar a una figura que no sería habitual hasta la caída de los grandes estudios en los años 50, la del director como controlador principal de la película.

Hacia 1914, cuando realizó El nacimiento de una nación, ya había establecido las bases de todos los futuros desarrollos de la expresión cinematográfica, así como de la industria cinematográfica americana (al aumentar poco a poco el metraje de sus filmes).

Su periodo de madurez se inicia con “El nacimiento de una nación“, en 1915,en la que plantea el montaje alternante, película basada en la guerra de Secesión y que le ocasionó más de un disgusto por sus tintes racistas. Para compensar, en cierta medida, las críticas ideológicas, en 1916, estrena “Intoleran­cia”, con un montaje paralelo, es­pectacular retrato de la hipocresía y la intole­ran­cia en cuatro épocas dis­tintas y con episodios como el de Babilonia que pasaron ya a los anales del cine: trabajaron 15 mil figurantes, intervinieron 250 carros de guerra; una estructura de madera simulaba las grandes murallas de Babilonia cuyo palacio estaba rodeado de torres de 70 m. de altura…. Globalmente se usaron 60 mil figurantes, obreros, actores, ebanistas, técnicos, etc.,, durante los 22 meses de rodaje. En conjunto supuso un millón novecientos mil dólares. (Sin embargo fue casi un fracaso total especialmente por problemas de censura: los judíos no estaban conformes con la visión que daba de la pasión de Cristo, los franceses no permitieron la visión del episodio de la matanza de los hugonotes y en Europa, en general, el tinte antibelicista hizo que fuera prohibida mientras duró la 1ª guerra mundial).

 

Más tarde, con Chaplin, Mary Pickford y Douglas Fairbanks, crea su pro­pia productora (1919), la United Artist para la que realizará ya una serie de películas que inician su deca­dencia.

 

Su última película, sonora ya, fue “La lucha”, en 1931; auténtico fra­caso comercial tras haber ganado un Oscar por su película anterior, “Abra­ham Lincoln”, 1930.

Griffith conjuntó todas las técnicas descubiertas por anteriores pione­ros y creó el lenguaje cinematográfico. Aportó al cine una nueva visión de las posibilidades dramáticas del medio. Dividía el film en secuencias, mostraba acciones alternantes, cambiaba el emplazamiento y el ángulo de la cámara, usaba flash-back, introdujo personajes complejos que posibilitaron mayores sutilezas argumentales, dotó al P.P. de una carga expresiva no usada…. Y asumió que el montaje era el elemento más expresivo con el que contaba el cine, que no sólo servía para ordenar planos y secuencias sino también para emocionar al espectador. Se trata, en resumen, de una figura capital en la consolida­ción del arte por excelencia del siglo XX.

De él escribiría Raoul Walsh (Un demi-siecle a Hollywood, 1976)

Hasta 1915, fecha en la cual Griffith terminó su epopeya, el público no había conocido más que filmes de segundo orden, de uno o dos rollos. Fue necesaria The Birth of a Nation para convencer al mundo de que Hollywood había llegado a la madurez. Este largometraje fue un revulsivo en la historia del cine. La opinión pública se desembarazó de la idea difundida hasta entonces de que el cine era tan solo un arte menor de diversión, un vástago ilegítimo del teatro.”

Orson Welles recordaría el encuentro con Griffith en el final de su carrera:

“(…)Era la edad de oro de Hollywood, pero para el más grande de los directores había sido una década triste y vacía. El cine, que él había virtualmente inventado, se había convertido en el producto – producto único – de la cuarta industria más grande de América, y, en la cadena sin fin de las mastodónticas fábricas cinematográficas, no había sitio para Griffith. Era un exiliado en su propia ciudad, un profeta sin honores, un artesano sin herramientas, un artista sin trabajo. “

Ciertamente, la llegada del sonoro, aunque nunca dejó de rodar -Abraham Lincoln, de 1930 es su primer film sonoro- supuso su fin como director. Y curiosamente cuando en 1935 sus bienes fueron subastados, sólo él pujó por los derechos de sus películas.

De sus obras más significativas, El nacimiento de una nación o Intolerancia, vimos fragmentos a propósito de tipos de montaje,-Lenguaje _3-, y también los podéis recordar aquí:

 

 

Sobre EL NACIMIENTO DE UNA NACIÓN

 

griffith-polaroid.jpgA partir de las relaciones entre dos familias, una del Norte y otra del Sur, muestra la divisón en que se encontraba el país. Teniendo como fondo esas relaciones (miembros de cada familia se enamoran de los de la otra), separados por estar unos a favor de la abolición de la esclavitud y otros no, nos relata algunos de los acontecimientos fundamentales para la historia de los EE.UU de América; vemos episodios de la guerra de Secesión, el aseinato de Abraham Lincoln e incluso el nacimiento del Ku-Kux-Klan.

Con El nacimiento de una nación, la narración cinematográfica alcanza su madurez. Destacan de ella su magnífica combinación de ritmos, sentimientos, acciones. Alterna sabiamente la narración de grandes hechos con los dramas familiares, LLama la atención la perfección en el uso de la escala de planos y su montaje lo que demuestra la consolidadción del lenguaje cinematográfico clásico. Si hay que poner un “pero”, Algunos críticos, como Roman Gubern señalan la selección de actores que desdicen del conjunto (recordad los actores blancos maquillados para personajes afroamericanos)

 

 

Estamos casi al final de la película, cuando los clanes del Ku-Kux-Klan se reúnen para acudir en ayuda de la ciudad, Piedmont, en las manos de las turbas, con los negros dominando e incluso con su alcalde pretendiendo casarse con la hija de Stoneman y la mantiene en contra de su voluntad. El Klan, naturalmente, vence y reestablece la supremacía blanca. (Precisamente por estas y otras visiones de los negros, la película fue tildada de racista)

 

 

 

Sobre INTOLERANCIA

Fue una de las películas más caras de la historia del cine. El film explora el tema de la intolerancia por medio de cuatro historias localizadas en momentos diversos de la historia.

La película relata alternativamente cuatro historias de injusticia: la matanza de los hugonotes en Francia la noche de San Bartolomé de 1572, la pasión y muerte de Jesucristo, una huelga de trabajadores contemporánea y la caída de la Babilonia del rey Baltasar en el año 539 ante el ataque de Ciro II el Grande, rey del Imperio Persa.

Estas cuatro tramas son enlazadas por la imagen de una mujer que mece una cuna.

Lo habíamos visto como ejemplo de montaje paralelo: se cuentan alternativamente historias que no tienen en común nada más allá del tema, tienen lugar en tiempos y espacios distintos y no confluyen nunca.

Griffith planteó para cada episodio un estilo estético diferente, que conjugaba las grandes masas y decorados, procedentes del peplum italiano, inspiradas sobre todo en Cabiria (1914), con las escenas intimistas de la historia situada en la tragedia familiar de la historia del huelguista acusado injustamente de asesinato.

El filme fue alabado por la crítica, aunque su mensaje pacifista fue rechazado en una Europa inmersa en la Primera Guerra Mundial y por sectores proclives al intervencionismo de la sociedad estadounidense. Sin embargo la influencia posterior de esta obra fue enorme, en partícular para el cine del constructivismo de la Unión Soviética. La escuela del montaje de atracciones del cine soviético de Lev Kuleshov, Dziga Vertov, Einsestein, Pudovkin o Dovienko se desarrolló en parte gracias al estudio de esta magna obra.

La película era una respuesta a las acusaciones de racismo de que fue objeto su anterior película El nacimiento de una nación, en cuyo final, unas mujeres, secuestradas por un hombre de raza negra, eran salvadas in extremis por el Ku Klux Klan. Por ello intentó, en un film de mayor envergadura si cabía, lanzar un mensaje humanista y pacifista. (Wikipedia)

Para sus cuatro partes Griffith había hecho reconstruir el París del siglo XVI y la Jerusalén de tiempos de Cristo, a sí como las murallas d ela ciudad de Bbilonia. Habrían sido empleados 60.000 extras, obreros, actores, carpinteros, técnicos, etc., durante los veintidós meses y doce días que duró el rodaje. El gasto, naturalmente, fue enorme.

 

En clase, el fragmento que comentamos estaba centrado, sobre todo, en el colosalismo de la parte de Babilonia (ya habíamos visto y comentado la influencia de Cabiria) y como ejemplo de montaje paralelo. Aquí tenéis más oportunidad de comprobar las distintas historias centradas en la intolerancia, religiosa o social, que componen la película; y con esa mano que mece la cuna utilizada como transición.

 

 

El primero de los fragmentos se centra en la vida de Jesucristo, con esa mujer meciendo la cuna que sirve de transición en muchas ocasiones. El segundo, con el episodio de la caída de Babilonia, nos permite comprobar la grandiosidad de los decorados (el kolosal iniciado por Pastrone). Para su rodaje contrató un ejército de comparsas y actores, hizo construir escenografías gigantescas. La mayor de éstas, un palacio babilonio, estaba bordeado de torres de 70 metros de altura y medía 1. 600 metros de profundidad. Para algunas escenas se vio obligado a tomar las vistas en un globo. G. Las fortificaciones de Babilonia, tan altas como una casa de cuatro pisos, eran practicables y en ellas podían cruzarse dos cuadrigas.

 

 

 

Por si queréis ver algo más

 

En Youtube podéis encontrar Intolerancia (naturalemente fragmentada, dada su duración) y en páginas como Archive.org, encontraréis también la posibilidad de descargar libremente algunas de sus películas (Archive.org es un recurso fantástico que almacena a día de hoy 61.028 películas, definición que abarca «imágenes en movimiento» de todo tipo, desde largometrajes tradicionales que están libres de derechos a documentales, animaciones por ordenador y cientos y cientos de cursos, conferencias y videoblogs, entre otras cosas…)

 

Os dejo el Acto I y el enlace a Youtube para el Acto II

Acto I

En Youtube

<a Acto 1

Acto 2

Para saber más: Enlace sobre Griffith

 

Los fundadores de la UNITED ARTIST en 1919: Douglas Faibanks, David W. Griffith, Mary Pickford y Charles Chaplin

united-artists-founders_fairbanks-griffith-pickford-chaplin.jpg

 

 

 

 

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 34 seguidores

%d personas les gusta esto: